aumenta o tamanho do texto

Los pueblos indígenas y las comunidades quilombolas comparten una historia de resistencia a la dominación. Se enfrentaron a los colonizadores que ocuparon Brasil y  expropiaron de sus bienes, sus tierras y sus derechos. Hasta hoy, viven las consecuencias de ese proceso: las desigualdades sociales y económicas, la discriminación racial y otras formas de perjuicio.
 
Los indígenas y los quilombolas constituyen grupos sociales que se diferencian de la sociedad brasilera porque se organizan de una manera específica y mantienen una identidad propia, que es la base para la movilización y la acción política de sus comunidades.

Actualmente los pueblos indígenas en Brasil cuentan con una población de 480.000 personas, que viven en 593 Tierras Indígenas. En el año 1500, la estimativa es que vivían acá entre 2 y 4 millones. No existe un censo de la población quilombola en Brasil; pero se imagina que existan entre 2.000 y 3.000 comunidades.  Ambos grupos sociales están presentes en prácticamente todo el territorio brasilero.

Los pueblos indígenas y las comunidades quilombolas ocupan sus tierras de forma colectiva. Garantizar sus territorios tradicionales es fundamental para su supervivencia física y cultural. Aunque las leyes brasileras reconozcan los derechos de las tierras a los indígenas y quilombolas, éstos todavía necesitan luchar mucho para que tales derechos se hagan realidad. 

Para más informaciones (en portugués):

Comunidades Quilombolas
www.cpisp.org.br/comunidades

Pueblos Indígenas en el Estado de São Paulo
www.cpisp.org.br/indios

 


fotos/photos :: Carlos Penteado

Copyright 1995-2008 – Comissão Pró-Indio de São Paulo – Todos los derechos reservados.